Temas más frecuentes

Temas más frecuentes

Algo como una ficha

Mi foto
Vivir en Cuba y ser Queer ha sido elección. Mi vida es un fino equilibrio entre el ejercicio de la maternidad, el feminismo y el marxismo crítico.

Reglas para comentar

1) Los comentarios ofensivos serán borrados
2) Los comentarios deben tener alguna relación con el tema del post
3) Se agradecerá el aporte de argumentos con referencias para que podamos ampliar el debate

jueves, 26 de marzo de 2015

2 nuevos blogs LGBTQ en Cubava

Acabo de descubrir dos nuevos espacios que hacen crecer la "Zona arcoiris" de esta plataforma. Espero que perduren:
 
 

martes, 24 de marzo de 2015

¿Conoces a otros blogs LGBT cubanos?

Esta es la novena pregunta de una encuesta que estoy aplicando junto a Sheila Padron (DiALFa – Hermes) para nuestra investigación sobre la comunidad LGBT online de Cuba. Estamos de corre corre, porque hay que presentar un borrador en LASA 2015.
 
En nombre de la objetividad, Sheila me ha obligado a responder a mi también, y me sorprende ¡cuántos blogs LGBT tengo indexados! Hace tiempo que solo busco, catalogo y hago crecer el blogroll de Proyecto Arcoiris en Cubava, pero no los contaba. Son blogs personales y colectivos, de activistas y gente fuera del armario... ¡La mitad no radica en La Habana! WOW.
 
Acá la lista:
01. http://afromodernidades.wordpress.com  > Alberto Abreu Arcia, Matanzas
02. http://sagitario.cubava.cu/ (tiene 4 días de creado) > Grupo HSH de Santa Clara
03. http://www.havanatimes.org/sp/?cat=45 > Dariela Aquique, Santiago de Cuba
04. http://lrpcuba.blogspot.com/ > Luis Rondón Paz, La Habana
05. http://genealogiadelnictalope.blogspot.com/ > Maykel González Vivero, Villa Clara
06. http://aroqueg.blogspot.com/ > Alberto Roque, La Habana
07. http://www.havanatimes.org/sp/?cat=35 > Isbel Diaz Torres, La Habana
08. http://www.havanatimes.org/sp/?cat=359 > Jimmy Roque (no es pariente de Alberto), La Habana
09. http://k1000g.blogspot.com/ > Camilo García, La Habana
10. http://negracubanateniaqueser.com/ > Negra Cubana, Alemania
11. http://paquitoeldecuba.com/ > Paquito el de Cuba, La Habana
12. http://jovenxlavida.cubava.cu/ > Red Jóvenes por la Vida, Santiago de Cuba
13. http://multimania.cubava.cu/ > Sensacional Mega Magazine, equipo interprovincial
14. http://vihnews.cubava.cu/ > VIH NEWS, Santiago de Cuba
15. http://www.havanatimes.org/sp/?cat=358 > Warhol P, La Habana
16. http://proyectohshcuba.cubava.cu/ > Proyecto HSH Cuba, La Habana
... y eso que me faltan los blogs de "el otro bando".

martes, 24 de febrero de 2015

A Miami para hablar de la xenofobia en Cuba

En octubre de 2014 reuní esfuerzos con varixs colegas para presentar una propuesta de panel a la Décima Conferencia de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos, que organiza Instituto de Investigaciones Cubanas (CRI, por sus siglas en inglés) de la Universidad Internacional de la Florida. En noviembre recibí esta cartica:
Estimada Yasmín Portales Machado:
 
Me complace informarle que hemos aceptado su propuesta para participar en la Décima Conferencia de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos, que tendrá lugar en nuestro recinto universitario del 26 al 28 de febrero de 2015. Este evento contará con la presencia de más de 250 académicos de diversas universidades en Estados Unidos y otros países como México, Puerto Rico, Alemania y Polonia. La conferencia es interdisciplinaria y se presentan trabajos de temas muy variados sobre Cuba y su diáspora. Se trata de un evento académico sin fines de lucro.
 
El comité de selección ha aprobado su ponencia titulada "Negar entrada de un nuevo componente a la cultura nacional ¿es racismo? Una pregunta para mirar a la comunidad otaku de Cuba".
Había más, y las aventuras que me permitirán volar a Miami este fin de semana dan para varios capítulos de folletín, pero no puedo contarlas aún. Les dejo solo el resumen de la ponencia que presentaré.
 
"Negar entrada de un nuevo componente a la cultura nacional ¿es racismo? Un pregunta para mirar a la comunidad otaku de Cuba"
 
Autora: Yasmín S. Portales Machado (Grupo de Trabajo Anticapitalismos y Sociabilidades Emergentes del CLACSO)
 
Resumen:
 
La metáfora de Fernando Ortiz de la cultura cubana como un ajiaco se repite desde hace casi un siglo. Al apropiarse de la idea e impedir acercamientos críticos a la misma, la cultura dominante cubana pudo invisibilizar la desigualdad real entre lo elementos constitutivos de la nacionalidad.
 
Desde fines del siglo XX, el uso dogmático del concepto es frecuente en espacios académicos y/o mediáticos para minimizar los aportes contemporáneos de diversas culturas a la cubanía, alegando su distancia respecto a la "tradición". Esta retórica es familiar para quienes están cerca de los debates sobre la ciencia ficción, el rock, el hiphop, el reguetón o el legado soviético. En la última década, una nueva comunidad "ajena a la cultura nacional" se hizo visible: la otaku.
 
La comunidad otaku de Cuba agrupa mayormente a menores de cuarenta años, cuya sensibilidad fue influida, desde la década de 1980, con la abundante programación de animados japoneses en el circuito nacional de cines del ICAIC. En el siglo XXI, el mayor acceso a artefactos electrónicos permitió que el intercambio de archivos digitales sin fines de lucro se normalizara. Ello dio paso al surgimiento de redes de intercambio y amplió el conocimiento del cine de animación (anime) y la historieta (manga) entre la nueva generación (menores de veinticinco años). La popularización del manga y el anime generaron el acercamiento a su cultura de origen. Así que, para quienes saben la diferencia entre muñequitos y anime, el idioma, moda, música  historia de Japón son cada vez más conocidos. Mientras esta transculturación florece, nuestros estudios sociales ignoran el fenómeno, y las políticas para la juventud lo engloban en el pánico frente a las "tribus urbanas".
 
La academia, metodológicamente rehén de una lógica patriarcal y eurocéntrica, repite una y otra vez que Cuba es española, africana y un poquito china, no es judía, no es norteamericana, no es soviética, no puede ser japonesa. Esta negación del carácter dialéctico de la cultura nacional, capaz de una asimilación constante de influencias diversas, impide la ampliación de los campos de estudio de las ciencias sociales. En su lugar –para fingir que se han comprendido los aportes críticos a las ciencias sociales de la Escuela de Francfort para acá–, se construyen discursos que piensan a la cultura cubana como un proceso dinámico hacia el interior, pero con un núcleo duro fijo, ya impermeable a influencias externas.
 
Entiendo el empeño en negar la posibilidad de que se incorporen nuevos elementos constituyentes a la identidad nacional como un acto de xenofobia.  Es un pensamiento xenofóbico en tanto establece jerarquías entre los diversos grupos que comparten el espacio nacional a partir de criterios de pertenencia vs otredad, donde los valores y modos de expresión de identidades recién llegadas no son "realmente" cubanos, sino modas extranjeras que "atentan" contra la cultura nacional. Especialmente todo lo pop, queda automáticamente "por debajo" de la "verdadera cultura". En el caso específico de la comunidad otaku, es fácil reconocer cómo las lógicas del racismo sobre la incapacidad para la ciudadanía de quienes no pertenecen a la cultura occidental son rápidamente recicladas: se argumenta infantilismo psicológico, culto a la violencia, ignorancia del canon occidental y un sistema de valores ajeno e irreconciliable con las tradiciones nacionales.  Observar con cuidado la resistencia a reconocer a la comunidad otaku como parte de la cultura cubana puede ayudar a delinear las los mecanismos de pensamiento conservadores que impiden el reconocimiento e incorporación a la identidad cubana de otros fenómenos culturales –desde el rock hasta la comunidad en la diáspora– en nombre de la pureza de una cultura que se dice mestiza.

domingo, 22 de febrero de 2015

El díficil juego de la honestidad

Entrevista por Boris Leonardo Caro

Conocí a Yasmín hace 18 años. De pie, rodeada de centenares de adolescentes incrédulos, ella reclamaba el derecho a un premio que nos habían arrebatado. Lloró de rabia aquel día, pero la dirección del colegio internado donde estudiábamos mantuvo su decisión injusta. Nosotros, sus condiscípulos, nos resignamos sin demasiado alboroto.

Yasmín se presenta como “feminista, marxista y no heterosexual”. Una definición extraña: en Cuba la Constitución garantiza la igualdad entre hombres y mujeres; el socialismo se derrumbó hace casi 30 años en Berlín y ella se casó con un tipo muy singular, Rogelio, que combina la física nuclear con la literatura y el activismo político.

“No soy una contradicción andante, sino una persona que prefiere jugar la carta de la honestidad, siempre que sea posible”, replica. Yasmín dista de ser la típica intelectual de izquierdas que alecciona al mundo desde un cómodo apartamento en una capital europea o latinoamericana. Habita un hogar de tres generaciones, en una casa que no disimula la pobreza. Como la mayoría de los cubanos, sobrevive con poco más de lo imprescindible.

“Soy feminista porque, aunque hay igualdad nominal de derechos para hombres y mujeres en Cuba, no hay igualdad práctica”, me aclara, antes de refutar mi teoría sobre el fin del socialismo. “¿Era socialismo eso de Europa Oriental? Yo creo que no. Cierto, se llamaban socialistas ¿y qué? ¿Tú le crees a la gente todo lo que dice de sí misma?” Y luego me aclara que no hay contradicción en su matrimonio con un hombre, porque lo ama, aunque ella no sea heterosexual.

Arcoíris en un país machista y homofóbico

En julio de 2011 Yasmín fundó una organización independiente para luchar “contra el estigma y la discriminación por orientación sexual e identidad de género”. El grupo aspira a desbloquear las leyes que sustentan la homofobia más o menos solapada en las instituciones. Para un lector inocente de la Constitución de la nación comunista, los propósitos del Proyecto Arcoíris carecen de sentido.

“Nuestra Constitución es muy bonita en algunas partes –de otras ni hablar-, pero carecemos de leyes que la implementen”, señala Yasmín. “Tampoco tenemos costumbre en Cuba (yo no sé si se perdió o nunca la hubo) de acudir a la Ley para resolver problemas que no sean claramente contractuales o judiciales”, dice.

La activista me recuerda que los cubanos acuden al gobernante Partido Comunista para reclamar sus “derechos humanos y ciudadanos”, o negocian entre ellos. “No tengo nada en contra de las conciliaciones, pero no funcionan en casos de discriminación, porque ofensor y ofendido nunca estarán a la par. Quien discrimina tiene de su parte las costumbres, la cultura”, sostiene.

Sin embargo, la sociedad civil en Cuba parece ahogada ante la omnipresencia del Estado y el control del Partido. ¿Cómo mantener una organización al margen del reconocimiento político y el apoyo financiero del gobierno?

“El Proyecto Arcoíris es una de las pruebas de cómo la hegemonía política de Cuba cede un poco”, indica Yasmín. Internet les ha permitido organizarse y darse a conocer. En 2014 la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA) los aceptó como miembros plenos, una pequeña victoria pues hasta ese momento no había grupos cubanos independientes en esa organización.

Quienes siguen desde fuera al movimiento LGBT en la isla saben cómo Mariela Castro, la hija del actual presidente, ha monopolizado el tema. Castro dirige el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), el cual ha reconocido a Arcoíris “como interlocutor legítimo, aunque siempre que pueden nos ignoran”. “Nosotros tenemos que criticarles si no las políticas del estado nunca van a mejorar”, explica.

Arcoíris se mantiene gracias al voluntariado, personas que aportan una parte de sus ahorros, otras prestan un sitio donde reunirse… También podrían acceder a la red internacional de apoyo a grupos que reivindican la diversidad sexual, “pero la mala conectividad a Internet dificulta la información y el bloqueo de Estados Unidos impide a muchas entidades darnos la mano”, lamenta la activista.

El futuro de Cuba

Hace algunos años compartí con Yasmín mi esperanza de ver a una mujer negra como presidenta de Cuba. En esos días celebrábamos en la isla la primera elección de Barack Obama. El 17 de diciembre pasado el presidente estadounidense, en un gesto histórico, anunció el cambio radical de la política hacia el país de sistema comunista. Del otro lado del estrecho de la Florida, Raúl Castro informó sobre el acontecimiento, cuyas consecuencias trascenderán el fin oficial de su mandato, en 2018.

“Hay días en que todavía no me lo creo ¿sabes? ¿Cuántos nacimos con la Ley de Ajuste Cubano y bloqueo? ¡Es nuestro mundo!”, confiesa Yasmín. Su mirada, no obstante, se aleja de la complacencia hacia ambos gobernantes, que “cambian los modales, pero no los intereses”. La integrante de Arcoíris desconfía de la intención de Washington de impulsar la democracia en Cuba, así como de la intransigencia ideológica de La Habana.

Le preocupa más el juego en la élite política de la isla. “En 2018 las fracturas dentro de la cúpula del poder cubano se harán más distinguibles. No soy demasiado optimista sobre ese viraje, pues carecemos de legislación y cultura para funcionar sin liderazgo carismático y sin represión sistemática”, considera.

El sucesor de los Castro “tendrá que gobernar un país desindustrializado, corrupto, con falta de agua y alimentos, envejecido, con alta tasa de migración, sin leyes de protección ciudadana, con un ejército muy fuerte y en el foco de las tres potencias mundiales: Estados Unidos, Rusia y China”, afirma antes de preguntarme “¿Conoces mejor receta para la inestabilidad política?”

Yasmín pertenece a la generación que llegó a la adolescencia en los peores años de una crisis económica interminable. Licenciada en Teatro en el Instituto Superior de Arte de La Habana, ha dedicado más tiempo a la literatura, el periodismo y el activismo social que a los escenarios. En el cénit de su juventud, mira con cierto temor el presente de Cuba por el retroceso de los derechos de mujeres, trabajadores y afrodescendientes.

“Llevará a Cuba tiempo y dolor recuperar algo similar a la democracia –de cualquier color”, asevera.

Sobre la posibilidad de una presidenta mujer o un gobernante negro, responde con escepticismo. “Yo creo que a Cuba le llevará al menos una década tener un presidente electo por voto popular en elecciones creíbles. Ese sería el primer paso ¿no?”, apunta.

Se conforma, en fin, con cualquiera “medianamente honesto que no sea títere de la casta militar-empresarial que se está apoderando del país”. Sin embargo, hasta esa posibilidad se augura difícil, tanto como “tumbar un monte de marabú” y hacerlo productivo, todo un símbolo de los grandes problemas pendientes para el gobierno de la isla.

Termina la entrevista y regreso a su pregunta “¿Tú le crees a la gente todo lo que dice de sí misma?”. Sí, le creo, aunque no me abandone la imagen de aquel día en la plaza del colegio: Yasmín de pie, rodeada por la incomprensión de sus compañeros, pero decidida a defender su verdad, contra vientos y soledades.

Tomado de Yahoo Noticias